Martín Sosa: “Absolutamente nadie me ha pedido disculpas”

Fue uno de los candidatos sorpresa de las elecciones de 2015 en Santa Brígida. Formaba parte de las filas del Partido Popular y se encontraba en tareas de gobierno cuando fue denunciado por posible malversación. Su partido entonces lo quería relegar a un puesto mucho más bajo en las listas y Unidos por Gran Canaria apostó por él como candidato a la alcaldía. Su candidatura amarilla logró dos concejales y ambos entraron a formar parte de un grupo de gobierno que tuvieron que abandonar al decretarse la apertura de juicio oral contra Sosa. Ahora, sentencia favorable en mano, hablamos con el concejal de UxGC.

– Llegan a su fin cuatro años de incertidumbre, de pesadilla… ¿cómo está afrontando este momento?

Se afronta con el cuerpo raro. Me cuesta creer que esto haya llegado a su fin. Después de estar tanto tiempo pensando en este momento y de pasarlo bastante mal durante cuatro años, esto me ha pillado un poco por sorpresa, así que todavía estoy asimilando la buena noticia y disfrutándola con mis compañeros de partido, con mis amigos, familia… pero sobre todo, ahora he alcanzado un momento de serenidad. Ya he asumido que he sido víctima de un acorralamiento político por parte de partidos y concejales de Santa Brígida. Me ha costado asumir que para algunos en política todo vale, y que a muchos les gusta intentar conseguir en la justicia lo que no consiguen en las urnas. Ahora toca saborear este buen momento y seguir trabajando.

– ¿Cuál cree que ha sido la clave de su absolución?

El principal argumento, y así lo manifiesta el magistrado en su sentencia, es que se ha demostrado con clara evidencia que, cuando hablamos de expedientes administrativos, éstos en ningún caso pasan por las manos de los cargos públicos, sino que son los propios trabajadores de la administración quienes deben tramitarlo. Y por otra parte, creo que otra de las claves ha sido que no se puede intentar condenar a un concejal del Ayuntamiento de Santa Brígida por un error administrativo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

– Visto así, no se termina de entender que se abriera juicio oral contra su persona…

Por supuesto. Esa fue la sorpresa que nos llevamos. Incluso nos dio pie a pensar que podía haber algo detrás de todo esto, porque desde un primer momento que yo acudo a sede judicial a prestar declaración hice constar que en ningún caso era mi competencia tramitar esos boletines de denuncia y que en ningún caso tuvieron por qué haber llegado nunca a Santa Brígida. No dudamos de que hubiesen llegado, pero sí teníamos claro que ni habían llegado a mis manos, ni tenían que haber llegado a Santa Brígida.

 

– ¿Cómo recibió la noticia? 

La recibo a través de una llamada de teléfono de mi abogada cuando me encontraba en la puerta del Ayuntamiento. Me preguntó que si había visto mi correo electrónico, le dije que no, y me dijo que ya teníamos sentencia (se emociona). Y bueno, ya pues cuando me dijo me puse a llorar en plena calle hasta que me vine a mi sede a llorar de alegría, a llamar a mi familia, a mis compañeros… No me esperaba que fuera tan pronto. Tenía muchas emociones contenidas. Fueron cuatro años soportando ataques injustos,

calumnias, soportando pleno tras pleno que un partido político pidiese mi dimisión y que entregara mi acta, y cuando ves que todo llega a su fin y la sentencia es favorable… se lo dije a mi abogada: “me has dado el Gordo de la Navidad” con un mes de antelación al sorteo.

– La primera consecuencia política de su imputación fue que el PP le relegara a un puesto muy inferior en sus listas. Ahora, visto desde la distancia, ¿cree que la imputación fue una excusa que tuvo el Partido Popular o cree que llegaron a dudar de su inocencia?

Sin duda. Fue una estrategia. Fue una maniobra política, no me cabe la menor duda, de las personas que en aquellos momentos se encargaban de confeccionar la lista del PP en 2015. Quizás se podía ver a Martín como un rival interno y les vino bien mi imputación para utilizarlo como excusa. La cabeza de lista entonces dijo a varias personas que llevar a un imputado en sus listas podía perjudicar al partido, y hoy, tres años y medio después, tengo que darle las gracias por aquello. Porque gracias a esos golpes bajos que me dieron en aquel momento Beatriz Santana y las personas que conformaban el equipo del PP, a día de hoy tengo proyecto propio, personalidad política propia e ideas propias para la mejora del municipio.

– ¿Se han puesto esas personas en contacto con usted después de conocer la sentencia?

No. Es cierto que de forma individual me han hecho llegar mensajes de ánimo y enhorabuena que tengo que agradecer, pero a nivel digamos de partido no ha sido así.

– La segunda consecuencia política de todo este proceso fue su salida del pacto con Ando, PSOE y NC. ¿Y ellos, se han puesto en contacto con usted ahora?

Sí, el mismo día, cuando ya se había esparcido como la pólvora la noticia de la sentencia, el propio José Armengol me dio la enhorabuena en la calle y medio en broma, medio en serio, me insinuó si ahora iba a volver al grupo de gobierno, a lo cual automáticamente mi respuesta fue negativa. Por respeto al pueblo de Santa Brígida, a las decisiones que un día tuve que tomar, y por coherencia política. Yo no puedo volver a apoyar a un grupo de gobierno que un año y medio después de haber salido, veo que lo único que ha hecho ha sido perjudicar al municipio en general.

– ¿Le ha pedido disculpas alguien?

Nadie. Desgraciadamente, nadie ha pedido disculpas. Ninguno de los que dudaron de mi inocencia, ninguno de los que me acusaban directamente, ninguno de los que pedían mi dimisión ni de los que empapelaron su sede con mi cédula de citación judicial. Nadie se ha dignado a pedirme disculpas.

– ¿Ha fortalecido todo este asunto a Martín Sosa políticamente?

Me ha fortalecido personalmente, políticamente lo tendrán que decir los ciudadanos en las urnas. Si no fortalecido, sí puedo decir que me siento muy querido por los vecinos de Santa Brígida, que me han manifestado por muchas vías su apoyo con todo esto y que me han dado una inyección de moral y de ilusión. Una ilusión que espero transmitirles de cara a los comicios de mayo

– ¿Y ahora?

Ahora a seguir trabajando. Para mejorar carreteras, instalaciones, servicios… para mejorar las condiciones de los trabajadores, para mejorar Santa Brígida. En estos cinco meses desde la oposición, y desde el partido también, de forma interna, trabajando para hacer un equipo y un programa que estará basado en dar respuestas a las demandas ciudadanas, porque unidos haremos una Santa Brígida mejor.