Una bacteria causó la muerte de los patos del Llano de María Rivera

Una bactería fue la causante del fallecimiento de las varias decenas de patos que aparecieron muertos el pasado mes de octubre en la conocida charca del Llanos de María Rivera, en Santa Brígida.

La aparición de los patos muertos y en algunos casos ya moribundos causó un gran revuelo tanto en el barrio como en las redes sociales, donde centenares de internautas mostraron su indignación ante la posibilidad de que la acción humana estuviera detrás de la muerte de los animales. Con información de primera mano, este medio dio aviso a las autoridades pertinentes el mismo día que comenzaron a aparecer los cadáveres de los patos y agentes del Seprona de la Guardia Civil se trasladaron al lugar, que fue inspeccionado, y de donde se llevaron varios animales y muestras de agua para analizar las posibles causas del fallecimiento de los patos.

Ahora, siete meses después, el resultado de los análisis tanto de las aves como del agua descarta la acción humana y apunta a que los patos murieron por botulismo aviar por una bacteria que se crea en el agua de las propias aves.