Cerró sus puertas Rosy Perfumería, Moda y Complementos

El 31 de diciembre, junto con el 2019, se cerró en Santa Brígida uno de los comercios más longevos del casco: Rosy Perfumería, Moda y Complementos.

Visiblemente emocionada y atendiendo, junto a su empleada Macu, a las últimas clientas que el día de fin de año quisieron acercarse a su tienda para despedirse de ella, Rosi hacía un repaso por los 23 años de historia de su empresa. Llegó a la Villa después de muchos años trabajando en la zona de Triana, en la capital grancanaria. Allí era empleada de Salón Rosa y Perfumería Montecarlo. Hasta que decidió emprender y montar su propio negocio, allá por el año 97. En un local de la calle Gonzalo Medina, Rosi hizo realidad su proyecto. Hasta allí comenzaron a llegar clientas a las que Rosi atendía en Triana. En cuestión de tiempo, la tienda tenía su propia cartera de clientes. Por entonces, recuerda, “la Villa de Santa Brígida era la Milla de Oro. El pueblo tenía muchísima vida y había mucho movimiento comercial. Era fantástico. Las cosas iban muy bien”. De aquella época, Rosi recuerda que ya había negocios que siguen abiertos a día de hoy, como el Restaurante Mallow, la Librería Sataute u otros más cercanos como la Floristería Heliconia, el Spar o la Pizzería Cachitos. También tiene recuerdos para “la Peluquería de Antonio, o Casa Elvira, que ya han cerrado”.

Con los años, con una cartera de clientes ya fidelizada, principalmente mujeres, Rosi trasladó su tienda a la calle Juan Morales Navarro. Allí se mantuvo hasta el último día del pasado mes de diciembre, cuando pronunciaba, emocionada, constantes palabras de agradecimiento: “Tengo que darles las gracias a todas las personas que han confiado en mí desde el principio porquesin ellas esto no hubiera salido adelante”, asegura Rosi, que señala que la situación en Santa Brígida cambió drásticamente hace bastantes años. Lo achaca al comienzo de la inacabada obra del centro comercial, obra que señala mientras afirma que “todo cambió cuando empezaron con esto. Esa obra nos mató a todos. Acabaron con la vida que había en el centro del pueblo y la gente se fue a los centros comerciales. Vamos a ver si es verdad que ahora se termina de solucionar y salen adelante las cosas. De momento se están mejorando las cosas, se ha mejorado el aparcamiento y están volviendo a abrirse muchos negocios en el pueblo”.

Ahora llega el momento de la jubilación, y con ella, después de intentar infructuosamente realizar un traspaso que no fue posible por motivos varios, Rosy Perfumería cierra sus puertas, unas puertas que guardan, igual que su memoria, innumerables recuerdos. Con los carteles de “Liquidación por jubilación” en su escaparate y muchos e importantes descuentos en su interior, Rosi apuró las horas del día 31 de diciembre despidiéndose, como ella misma aseguró, no sólo de clientes, sino también de amigos. Junto a ella, Macu, que ha trabajado en la tienda durante 15 años y que ahora afronta, igual que su jefa, una nueva etapa.